Nuestra experiencia en el hotel más lujoso de Yucatán

Escrito por el 15 noviembre, 2019

En Robb Report México valoramos el lujo en cada viaje que realizamos para contarte lo mejor del maravilloso mundo del ‘buen vivir’. Por nuestra experiencia, podemos asegurar que uno de los retos para la hotelería es innovar.

Son pocos los alojamientos que realmente logran dejar con la boca abierta y es exactamente la reacción que Chablé Resort & Spa Yucatán nos hizo vivir.

Aunque anteriormente ya te habíamos contado sobre este maravilloso enclave, en esta ocasión vivimos en primera persona cómo es un día en el hotel que ha sido declarado como el mejor del mundo por la UNESCO.

Aerial 10 1024x576 - Nuestra experiencia en el hotel más lujoso de Yucatán

El lema de Chablé es Redefining Wellness y vaya manera de hacerlo. El enclave recupera elementos provenientes de las tradiciones mayas, una cultura que, entre muchos otros conocimientos, entendía y practicaba la espiritualidad.

Así, desde nuestra llegada recibimos una purificación al estilo maya para dejar fuera cualquier tipo de preocupación ajena al momento y agradecer la oportunidad de estar.

Con este homenaje a una de las culturas más importantes de México prehispánico, Chablé se convierte en una bella fusión entre el pasado y el presente. Cada rincón de las 300 hectáreas que componen el complejo se siente y se ve como lujo absoluto, conservando resquicios de su historia en detalles arquitectónicos, servicios y gastronomía.

Spa 114 1024x576 - Nuestra experiencia en el hotel más lujoso de Yucatán

Desayuno en Redefining Wellness. Foto: Cortesía.

Nuestra primera parada fue precisamente para que nuestro paladar probara el auténtico wellness del que tanto se habla hoy en día. Con frutos y vegetales obtenidos directamente de la hacienda, un sencillo toast de aguacate y un bowl de cereales orgánicos con leche de almendra y matcha fueron suficientes para confirmar la calidad de su oferta saludable.

Para continuar el recorrido, nos trasladamos directamente a la Royal Villa, la más exclusiva del recinto. Una estancia de tres días ahí puede costar aproximadamente medio millón de pesos, pero todo depende de los servicios, alimentos y otras amenidades que los huéspedes requieran.

Tan sólo esta lujosa villa cuenta con una habitación doble y una suite principal, un enorme sala-comedor, cine y piscina privada, de ésta resaltan los muros originales que se conservan de la antigua hacienda de henequen sobre la que se construyó el alojamiento.

Bajo el concepto de conectar con la naturaleza, el baño de la Royal Villa es un ejemplo de la joya arquitectónica que se creó en Chablé, pues aunque lo único que rodea la regadera es la vegetación del lugar, se conserva una privacidad única que permite una inmersión completa en este oasis de relajación.

Continuamos con Ixi’Im, la estrella gastronómica del lugar, galardonada como el restaurante más bonito del mundo apenas el año pasado. Aunque su nombre significa ‘maíz’ traducido de la lengua maya, también nos gustaría nombrarlo un museo del tequila, y es que desde la entrada, hasta el final de sus interiores, las mesas están rodeadas de vitrinas que resguardan más de tres mil botellas de tequila, algunas muy curiosas como una edición rosa, hasta otras históricas como un ejemplar de José Cuervo que data de 1902.

Ixiim 15 1024x576 - Nuestra experiencia en el hotel más lujoso de Yucatán

Restaurante Ixi’Im. Foto: Cortesía

El menú de Ixi’Im es una creación de Jorge Vallejo, la mente detrás de Quintonil en CDMX. Cuenta con una degustación de seis tiempos que combina recetas tradicionales yucatecas con gastronomía contemporánea y cambia de acuerdo a los ingredientes de temporada.

Terminamos el día de la mejor manera: una sesión en el spa del enclave. Aunque todos los spas de lujo son una experiencia para cualquiera, el de Chablé tiene algo especial, se encuentra frente a un cenote, es un espacio inigualable, desconectado del exterior donde una abuela maya practica un ritual de agradecimiento a los elementos de la naturaleza.

Chabl%C3%A9 113 1024x682 - Nuestra experiencia en el hotel más lujoso de Yucatán

Spa. Foto: Cortesía.

No podíamos irnos sin probar el circuito de hidroterapia. Acompañado del sauna, steam, tratamientos de agua de rosas y exfoliante de coco, nos permitieron sellar una tarde de détox interior y exterior.

Este paraíso cambia las reglas del juego respecto a la hospitalidad de lujo, exalta la inmensidad de la cultura maya y la combina magistralmente con la naturaleza y comodidades modernas. En pocas palabras, descubrimos que lo tiene todo y si lo eliges como tu próximo hospedaje, definitivamente, buscarás repetir.

Crédito: www.robbreport.mx


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



[No hay estaciones de radio en la base de datos]